Entrevista a José Carlos Díez

ipcjlnsl

Nacido en Palencia, José Carlos Díez cursó estudios en la Universidad de Alcalá, y ha trabajado a lo largo de muchos años en los mercados financieros, destacando su papel como economista jefe en Intermoney.

Ha sido también profesor en ICADE, y actualmente lo es en la Universidad de Álcala. Compagina además su actividad académica con su frecuente presencia en los medios de comunicación, siendo colaborador habitual en la Sexta, Cadena Ser…

Recientemente ha publicado dos libros, sin descuidar nunca su blog personal: El blog del economista observador www.jcdiez.com.

Este 24 de septiembre, ha participado en el debate Europa en la encrucijada, celebrado en el Aula Magna de nuestra Universidad, junto con dos eurodiputados asturianos: Jonás Fernández e Ignacio Torreblanca. Desde La Lección del Alumno he tenido la especial oportunidad para entrevistar a José Carlos.

Antes de comenzar, debo agradecer, en nombre de La Lección del Alumno, su disposición a realizar esta entrevista. ¿Cuál fue el primer contacto de José Carlos Díez con la Ciencia económica?

Debido a la profesión de mi hermano (directivo en un banco), siempre me ha atraído el mundo de la empresa. Intenté cursar estudios universitarios de Empresariales, pero, aunque contaba con una buena nota (era la época del Baby boom), por unas décimas acabé en Economía. Es una elección de la que, a día de hoy, no me arrepiento.

Una buena decisión (risas). ¿Cuál es el autor en Economía que más gratamente le ha sorprendido?

Son un montón. Que haya llegado a conocer, Paul Samuelson. Aparte, nunca pueden faltar John M. Keynes, Alfred Marshall, Milton Friedman…

Centrándonos en la situación actual, ¿cuáles estima como la mejor y la peor medida adoptada por el tándem De Guindos-Montoro?

Creo que la mejor fue el Plan de Pago a Proveedores, creada en 2012. En un momento crítico ayudó a aliviar el problema de liquidez. Lo peor (también en 2012) fue el Decreto de Saneamiento bancario, que provocó la quiebra y el rescate de Bankia.

¿Había alguna alternativa a tal Decreto?

Recapitalizar, a tiempo, las entidades insolventes con dinero público. El 31 de diciembre de 2011, en la cuenta corriente del Banco de España del Tesoro Público había 30.000 millones de euros. El Saneamiento de Bankia era posible, pero políticamente, no se quería decir que iba a meter dinero en los bancos, pues Rajoy se había comprometido a no hacerlo. Con este Decreto, el tiro salió por la culata: la solvencia del sistema bancario español entró en un riesgo total; había fuga de capitales, se cortó la financiación de la deuda pública y fue necesaria la intervención del BCE. A un enfermo grave, De Guindos le provocó un infarto.

En contraposición, ¿qué paquete de medidas tomaría en su primer día como Ministro de Economía?

A corto plazo, en este entorno de crecimiento muy raro con deflación y bajadas de salarios, las recientes políticas adoptadas por el BCE han de complementarse con una política fiscal de estímulo, que España no puede acometer sola, por lo que es necesario que el Plan Juncker y el Plan de Inversiones Europeas se ejecuten cuando antes. Creo que esto es prioritario.

Por otra parte está el problema del déficit público, que es (a datos de marzo) del 6% y se ha de rebajar para el año que viene al 2,8%. Las principales partidas de déficit son la seguridad social, el pago de pensiones y las transferencias a las comunidades autónomas (estrechamente relacionadas con el gasto en sanidad y educación). Ante esto hay dos opciones políticas: Recortar el Estado del Bienestar como ha hecho el actual gobierno, o plantear una reforma fiscal que aumente la recaudación. Se ha de profundizar en la lucha contra el fraude y potenciar la capacidad recaudatoria del Estado.

Como tercera medida, más centrada en el largo plazo, un programa de modernización para el empleo joven, para que pueda haber un futuro para vosotros en este país. Y también, volviendo al corto plazo, un plan de empleabilidad, para parados de larga duración que han perdido la prestación, para que puedan volver a trabajar con una renta mínima de inserción que les permita salir de la pobreza severa.

La reforma fiscal que propone, al aumentar la carga fiscal ¿no podría afectar negativamente al crecimiento de nuestra economía?

Recortar el gasto público en una situación de restricción de crédito, según los multiplicadores fiscales del FMI, tienen un impacto mayor sobre el crecimiento y el empleo que una subida de impuestos. La clave está en si la subida de impuestos es coherente.

Respecto a la rebaja del IRPF de este año, me parece bien que las rentas medias paguen menos, volviendo a los niveles de 2011, pero el problema es que las rentas superiores a 60.000 euros pagarán menos que en el 2011, mientras que muchos parados de larga duración ya han perdido la prestación por desempleo. Se reducen los impuestos a los que más tienen, incluso cuando esto puede dificultar el cumplimiento de los objetivos de déficit, y se olvidan de los más desfavorecidos. Un sinsentido. Como dijo Groucho Marx: “Que se pare el mundo, que yo me bajo”. Yo creo en un Estado que cubre las necesidades de los ciudadanos, no uno que se desentiende.

¿Cómo valora la actuación del presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi?

Creo que, como Gobernador del Banco de Italia que fue, en su momento fue parte del problema. Más tarde también cometería errores junto con el resto del Consejo del BCE, pero desde julio del 2012 de no haber sido por lo que hizo Draghi estaríamos en una situación crítica, no sólo en España, sino en toda Europa.

Draghi ha conseguido lo que los políticos y líderes europeos no han conseguido, y ha avanzado hacia una auténtica unión monetaria de facto, con políticas, como la compra de deuda, que era algo hasta hace poco impensable. En España deberíamos ponerle alguna calle.

¿Eurobonos sí?

¿Se puede vivir sin eurobonos? Europa tiene en estos momentos la mayor tasa de paro desde la segunda guerra mundial y el mayor nivel de endeudamiento. Si no resolvemos la crisis de deuda, no resolveremos la tasa de paro. No hay otra solución: o se avanza hacia la mutualización, que en ello confío (aunque el asunto griego ha complicado la cosa), o el euro podrá tener problemas.

¿Hacia qué modelo tiene que ir la Universidad española?

No creo que tengamos una mala Universidad; tenemos un modelo educativo bueno. Por ejemplo, en los informes PISA figuramos mejor que Suecia. Pero si es cierto que durante los años de la crisis sí ha habido un deterioro. El profesorado está falto de motivación y eso repercute en los alumnos.

Yo creo que el principal problema viene desde la Educación Infantil: el método enciclopédico de memorización no es para este siglo. Se ha de preparar al estudiante para que tenga una visión crítica y capacidad de resolver problemas, porque al salir a la calle nadie te da una hoja de supuestos ni pizarras. Me refiero un mayor enfoque hacia la mayéutica, en lugar de la memorización.

Ha estado tanto en Universidades públicas como privadas, ¿qué diferencias hay entre ellas?

A mí me gusta más el alumnado de la pública: es mucho más exigente, más responsable y sabe que se la juega. A las privadas las veo más como una proyección del colegio: hay un exceso de proteccionismo al alumno y eso no concuerda con el hecho de que el alumno se ha de preparar para la vida real. Eso se ha de corregir.

¿Cómo es posible que España no tenga ninguna Universidad entre las 150 mejores del ranking Shanghái?

Se gasta muy poco dinero en inversión. Prácticamente el 90% del tiempo del profesor se dedica a la docencia, por lo que apenas le queda tiempo para investigar y redactar papers. Incluso diría que en España está mal visto ser investigador: cuando empecé a buscar trabajo, en las entrevistas de trabajo tenía que estar todo el rato explicando por qué había decidido estudiar un doctorado. En otros lugares se tiende una alfombra roja a los investigadores. Aquí, al no valorar la investigación estamos dejando en desuso muchos recursos. Debemos cambiar culturalmente hacia un país meritocrático, donde gobierne el mejor, y se recompensen los logros y el esfuerzo, como pretendía Platón en La República y Tomás Moro en Utopía.

Si los más formados cobran menos que los que tienen estudios básicos, poca gente querrá hacer estudios superiores. Al final, es cuestión de incentivos, y los incentivos los carga el demonio.

¿Qué le recomienda a los estudiantes, futuros economistas, de esta Universidad?

Primero, tienen que querer mucho a sus padres; los van a necesitar.

El mercado de trabajo sigue sin ofrecer buenas oportunidades, de hecho, el empleo joven de menos de 25 años ha caído una barbaridad desde la reforma laboral. Hay mucha precariedad, no sólo a causa de la reforma laboral, sino del propio modelo empresarial: o empezamos a tener empresas que apuesten por el capital humano o seguirán cayendo los salarios.

Por todo eso recomiendo que prolonguen todo el tiempo de formación que se puedan permitir. Los datos de la EPA revelan que los que cuentan con un título universitario, en Economía o ADE, tienen 25 veces más probabilidades de encontrar empleo que el que no ha pasado por la universidad. Y los que estudian posgrado tienen todavía más probabilidades (evidentemente el posgrado no te garantiza el empleo, pero hace mucho más probable acceder a él).

¿Una película?

El nombre de la rosa.

¿Una novela y un tratado en Economía?

Cien años de soledad y los Principios de Economía de Marshall

¿Un plato?

El cachopo. Tengo sangre asturiana: mi abuela era de Corondeño, un pueblecito cerca de Pola de Allande.

¿Un día perfecto?

El día de mi boda.

¿Equipo de fútbol?

El Real Madrid.

¿Un grupo de música?

Me gusta de todo, pero diría que Dire Straits.

¿Una manía confesable?

Twitter (risas).

¿Un sueño?

Un país donde nuestros jóvenes encuentren un trabajo digno con un salario digno.

Anuncios

Suicide-deaths-per-100000-trend

No parece haber correlación, a pesar de las atrevidas afirmaciones del profesor Navarro en el artículo enlazado abajo, entre las políticas de ajuste presupuestario (aplicadas, por ejemplo, en EEUU y en Suecia en los 90, dos modelos muy dispares) y el aumento relativo de los suicidios.

Países como Suiza además, caracterizados por su economía liberalizada registran incluso continuados descensos.

Si es cierto, como apuntan las estadísticas que acompaña Navarro en su artículo, que los suicidios han aumentado en los países de la Europa periférica. En mi opinión éstos son consecuencia del impacto de la aguda crisis económica y no tanto de las políticas, llamadas neoliberales (palabra que no deja de ser un comodín sin demasiado rigor académico) aplicadas con posterioridad. Es más, algunas de las medidas más condenadas por el Catedrático de la Pompeu Fabra han sido bastante útiles en países como Irlanda o las repúblicas bálticas para lograr una firme recuperación económica. La evidencia empírica no parece apoyarle tanto como cree.

Sólo espero que los errados pensamientos de Navarro no respondan a un canalla intento de obtener rédito político de la tragedia.

http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2015/12/14/el-neoliberalismo-mata-y-pone-enfermas-a-las-clases-populares/

 

Gun Control

Navegando por Facebook me topé con la siguiente noticia:

http://www.playgroundmag.net/articulos/columnas/Armas-EEUU-terrorismo-miedo-igual_0_1657034295.html?utm_source=facebook.com&utm_medium=post&utm_campaign=TerrorismoEEUUmiedo

Es innegable que la violencia armada en los EEUU, asunto de máxima actualidad, supone un auténtico drama nacional, pero estimo que el contenido de este artículo es bastante matizable:


En los últimos 4 años, han muerto en EEUU más personas por armas de fuego que estadounidenses en las guerras de Corea, Vietnam, Afganistán e Irak juntas.

 

Si bien el dato con el que arranca el post de facebook de Playground parece ser cierto, en ningún momento del artículo se hace alusión a que la cifra de muertes a causa de armas de fuego de estos cuatro últimos años incluye, entre otros, tanto suicidios como homicidios.
Si sólo tenemos en cuenta los homicidios por armas de fuego en EEUU de estos ultimos cuatro años (esto es, descontando los suicidios con armas de fuego, accidentes, etc…) la cifra se reduce sensiblemente, a unas 48.000 muertes, cifra que estaría por debajo de los fallecidos estadounidenses en Vietnam (en torno a 58.000).
Por tanto, menos del 40% de las muertes por arma de fuego corresponderían a homicidios.

Creo que un artículo como este, que llega a hablar de “terrorismo doméstico”, peca bastante por omisión (de información). Demasiado sensacionalismo. No pretendo en ningún caso restar importancia al enorme número de homicidios, que sigue siendo uno de los principales problemas a los que la sociedad estadounidense se ha de enfrentar.

Fuentes: Gunpolicy.org y Gunviolencearchive.org

Por otra parte, y en contra de las alegaciones de muchos lobbies prohibicionistas, atendiendo a la situación en muy diversos países, desde Suiza a México, no se aprecia una correlación entre la legislación anti-armas y una menor violencia armada. De hecho, California, donde han ocurrido escalofriantes tiroteos esta semana, es uno de los Estados de la federación con la más férrea normativa contra las armas de fuego. Lo mismo ocurre respecto a los suicidios: países como Japón o Corea del Sur, pese a la estricta prohibición de la propiedad de armas de fuego, superan ampliamente las ya de por sí más que alarmantes cifras estadounidenses.

El problema no reside en el objeto, o en la segunda enmienda, sino en la persona que lo empuña.

Relacionado: http://www.nationalreview.com/article/425021/australia-gun-control-obama-america

http://www.nationalreview.com/article/423192/gun-control-suicide-rates-ezra-klein